10 posturas de yoga para mujeres embarazadas

10 posturas de yoga para mujeres embarazadas



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Ver la presentación de diapositivas

Si! El yoga se puede practicar durante todo el embarazo. Aquí hay algunas posturas para aliviar algunos de los males del embarazo y ayudarla a promover la armonía entre usted y su futuro bebé.

10 posturas de yoga para mujeres embarazadas (11 fotos)

Yoga y embarazo: solo posturas simples

Yoga durante el embarazo? No es solo una actividad física, es también y sobre todo una forma efectiva para que las mujeres embarazadas recarguen su energía y vivan serenamente este momento inolvidable.

Sin embargo, algunas posturas no se recomiendan para mujeres embarazadas. Gran barriga requiere, todavía debemos prestar atención a sus acciones!

Aquí hay 10 posturas especiales de embarazo que hemos elegido para ti ...

La mariposa

La postura de la mariposa se recomienda específicamente para tonificar y suavizar los muslos y los músculos pélvicos. Una postura que no debe perderse, especialmente en el enfoque del día J.

En una posición sentada, jale las piernas y los pies hacia adentro hasta que los talones toquen las nalgas.

Mantenga sus pies en ambas manos; y al mismo tiempo, respira.

Haz movimientos de arriba y abajo con las rodillas. Si no pueden tocar el suelo, no importa; no forzar

Montaña

La postura de la montaña ayuda a la mujer embarazada a trabajar su equilibrio y movilidad.

Al estar de pie, las piernas ligeramente separadas (del ancho de la pelvis).

Descanse bien los talones y los pies y manténgase en esta postura durante unos minutos.

Concéntrate en tu respiración.

El guerrero

Esta postura tonifica las piernas y los brazos, y fortalece el equilibrio. También alivia el dolor de espalda.

De pie, con las piernas separadas.

Gire el pie derecho un cuarto de vuelta hacia la derecha y coloque el pie izquierdo para encontrar el equilibrio. Flexiona ligeramente la rodilla derecha. La pierna izquierda debe estar apretada.

Levante los brazos suavemente para que queden paralelos al piso. Mira a la derecha.

Manténgase en esta postura realizando 5 respiraciones tranquilas y regulares.

Regrese a la posición de pie exhalando y empujando suavemente la pierna doblada.

Repita el movimiento en el otro lado.

Estirándose al lado, de pie

Mientras está de pie, separe las piernas. Gire los pies ligeramente hacia afuera para encontrar un equilibrio cómodo.

Coloque su mano derecha sobre su cabeza y coloque su mano izquierda sobre su cadera. E inclínese ligeramente hacia el lado izquierdo, sin forzar. Implica estiramientos suaves, sin provocar ningún dolor o movimientos incorrectos.

Permanezca en esta postura durante 2 o 3 respiraciones y cambie de lado.

El gato

Esta postura ayuda a sincronizar sus movimientos con su respiración. También alivia el dolor de espalda.

Ponte de rodillas a cuatro patas presionando tus manos.

Deje las piernas ligeramente separadas.

Mientras inhala, levante la cabeza mientras dobla la espalda.

Mientras exhalas, redondea la espalda y baja la cabeza para mirar el ombligo.

Haz 5 movimientos encadenados y concéntrate en tu respiración.

> Lea también: dolor de espalda, ¿qué soluciones?

El árbol

La postura del árbol hace trabajar específicamente la cadera, fortalece los muslos y las piernas. Ella trabaja el equilibrio.

De pie, cuando estés listo y en equilibrio; levante suavemente el pie derecho, luego colóquelo contra el muslo izquierdo.

Al mismo tiempo, respira, levanta los brazos hacia el cielo y une las palmas de tus manos.

Permanezca en esta postura durante 5 respiraciones tranquilas y regulares. No se quede en más respiraciones para no sobrecargar las venas de la pierna.

El cadáver

Es la postura la que te permite relajarte. A menudo se practica al final de cada sesión.

Acuéstese sobre su lado izquierdo como si fuera a dormir.

Dispara la pierna derecha y pásala sobre la pierna izquierda (que permanece alargada).

Coloque la pierna derecha flexionada sobre las almohadas que ha colocado en el lado izquierdo.

Permanezca en esta postura durante unos minutos y respire.

> Mira el video también: relájate con yoga prenatal

Rotación de la cadera

Mientras está parado con las piernas ligeramente separadas pero paralelas, coloque las manos sobre las caderas.

Dobla ligeramente las rodillas; y mientras realiza respiraciones lentas y tranquilas, haga sus caderas (Hula Hoop).

Mantenga la espalda y los hombros rectos. No arquees la espalda.

Haga 10 rotaciones, luego rehaga 10 en la dirección opuesta.

La silla

Postura de pie, piernas separadas del ancho de la pelvis (o un poco más, según su comodidad):

Tome un buen equilibrio girando ligeramente el pie derecho hacia afuera y el izquierdo hacia adentro (o viceversa).

Mientras exhala, doble las rodillas ligeramente y baje como si fuera a sentarse en una silla. Mantén la espalda recta.

Vuelva a la posición de pie mientras inhala.

Haga esta secuencia de movimientos 5 o 6 veces. Y para el último, permanezca en la posición de silla durante unos segundos antes de volver a ponerse de pie.

El rayo

Esta postura no solo alivia el dolor de espalda, sino que también se recomienda después de la comida porque mejora la digestión.

En posición de rodillas, siéntate sobre tus talones.

Extiende tus talones ligeramente y deja que tus nalgas caigan entre tus pies. Mantenga la espalda, la cabeza y los hombros rectos. Pon tus manos sobre tus muslos.

Permanezca en esta postura durante unos segundos y concéntrese en su respiración.

Luego inclínese hacia adelante ligeramente, levantando las caderas y presionando las manos. Al mismo tiempo, levante los talones y ponga los pies sobre los dedos. Párate de puntillas.


Vídeo: Yoga para embarazadas!